La preveritat del govern Colau

Article publicat per Jaume Ciurana al Directe.cat 13-12-2016

En les darreres setmanes ha irromput amb força en l’opinió pública i publicada el concepte de postveritat. És a dir, entendre que allò que és realment important, allò que acaba imposant la seva lògica, allò que acabem donant per cert no és un fet determinat sinó el relat que se’n fa. No interessa doncs, aprofundir en la veritat sinó intentar que el record que d’aquesta en quedi, s’ajusti a allò que volem, independentment de la seva correspondència amb la realitat. Aquesta tendència, que no és nova en el fons, però sí en el desvergonyiment de la seva formulació, té una derivada que podríem batejar com a preveritat. I en això, el govern de Barcelona en Comú i PSC a Barcelona, el Govern d’Ada Colau, en són els campions.

La preveritat consisteix en imposar en l’imaginari col·lectiu una determinada idea, imatge o relat d’uns fets, d’unes mesures, d’unes accions polítiques o administratives, al marge que, no ja que els fets s’ajustin al que s’explica, sinó que, simplement, existeixin.

En canvi, la preveritat ens presenta un govern que lluita per als més febles, que s’enfronta al mal i als poders ocults de la ciutat, que si no fa res més és perquè no els deixen.

Ho veiem quotidianament en els anuncis d’accions per part del govern que no tenen una base sòlida al darrere: a Barcelona hi ha més desnonaments que mai – deu de diaris -, la pressió turística sobre determinats barris no para d’augmentar, el preu del lloguer s’ha disparat, una nova bombolla immobiliària afecta la ciutat, les contractacions de familiars i amics creixen, es confon constantment partit i institució, s’externalitzen i privatitzen contínuament  determinats serveis, s’imposa el sectarisme que els allunya de la humilitat, els regidors de territori estan més lluny que mai dels ciutadans i quan hi són, són incapaços de donar respostes a les demandes veïnals… El menyspreu per als compromisos adquirits; per la participació real dels barcelonins –on és la consulta sobre l’AMI?-; l’obstinació en persistir en els errors –superilla, l’escultura de Franco al Born-; la impostura dels sous i els cotxes oficials; la incapacitat per pactar uns pressupostos; un pla d’inversions i un pla d’actuació municipal; l’haver estat incapaços de demanar perdó a Xavier Trias per les acusacions llançades contra ell en la campanya electoral; governar amb aquells als qui fa poc acusaven de màfia i de corruptes estructurals, que són els mateixos que neguen el dret a decidir i persegueixen polítics catalans per haver donat veu al poble el 9N… tot això i molt més són els fets. No cauré en la pretensió de qualificar aquest reguitzell de fets aquí exposat de ser la veritat. Però són també veritat.

En canvi, la preveritat ens presenta un govern que lluita per als més febles, que s’enfronta al mal i als poders ocults de la ciutat, que si no fa res més és perquè no els deixen. En el món de la preveritat d’Ada Colau, la ciutat comença i acaba amb ella. Els partidaris de la preveritat són poderosos i tenen importants altaveus i així procuren que el seu missatge cali entre els barcelonins. L’únic inconvenient pels practicants de la preveritat és que el temps els acaba desmentint i, més d’hora que tard, se’ls veu el llautó.

Consell Plenari del Districte de Nou barris del mes de desembre

En aquest Consell Plenari de Nou Barris hem instat a què el Govern del Districte de Nou Barris i l’Ajuntament de Barcelona realitzin un pla especial per a Can Peguera per tal de solucionar la problemàtica i els desperfectes que l’arbrat està ocasionant a diversos habitatges del barri.

Que el Govern del Districte es comprometi a continuar amb el Pla d’ascensors de la Guineueta amb la finalitat de subvencionar la col·locació d’ascensors al barri, coordinant-se de manera adequada entre els departaments i administracions públiques competents. 2) Que els departaments i administracions implicats i competents en aquestes actuacions busquin el mètode adequat per tal d’accelerar la tramitació dels permisos, evitant així l’endarreriment de l’execució de les instal·lacions dels ascensors.

Que el govern del Districte de Nou Barris es comprometi a reformar i adequar la plaça Alcúdia al més aviat possible, de manera consensuada amb els veïns i veïnes de la zona i abans que acabi el mandat.

Consell Plenari del Districte de Sarrià – Sant Gervasi del mes de desembre del 2016

En el Consell Plenari de Districte de Sarrià -Sant Gervasi el regidor demòcrata Pol Lliró ha instat a què el Govern Municipal dugui a terme l’acordat en els Consells Plenaris de districte, a la construcció d’un equipament municipal del Carrer Dalmases i a reformar amb consens la Plaça Ferran Casablancas.

Xavier Trias: “Cataluña debe decidir qué Ejército tendrá si se independiza”

Entrevista a Xavier Trias. Crónica Global. 8-12-2016

No era independentista, pero ahora lo es. El exalcalde de Barcelona y líder de CiU en su ayuntamiento, Xavier Trias, explica en una entrevista a Crónica Global la necesidad de celebrar un referéndum. Asegura que Colau ganará la cuestión de confianza y se aprobarán, por tanto, los presupuestos que CiU tampoco aprobó.

– ¿Qué les falta para que CiU los apruebe?

– Falta que nos sentemos. El equipo de gobierno actual nos menosprecia, no se reúne con nosotros y, cuando nos convoca a una reunión, la acaban desconvocando. Estamos a pocos días de la discusión de los presupuestos y no nos han dicho nada, así que haremos un conjunto de alegaciones y, si no, entraremos en una enmienda a la totalidad.

– Se agota el tiempo para formar una alternativa al gobierno actual…

– Está muy claro que esto va hacia una moción de confianza, donde se aprobarán los presupuestos. Los que formamos parte de la oposición no tenemos capacidad para ponernos de acuerdo, tumbar esta situación y provocar que pierda la moción de confianza.

– Por tanto, no hay alternativa a Colau

– En este momento, no. Ella no tiene la suma suficiente para ganar aunque, si convocara elecciones, las perdería. Lo que es cierto es que en el momento actual, sumar las fuerzas tan antagónicas que componen la oposición es difícil.

– ¿Usted se postula como posible alcalde?

– A las próximas elecciones no me presentaré, pero durante este mandato continúo teniendo mi posición de presidente del grupo más votado después de la señora Colau. Por tanto, es lógico que la alternativa fuera yo, pero si se quiere que sea otra persona, se puede discutir.

– ¿Como Joaquim Forn o como Santi Vila?

– O quien sea. Eso es una elección interna que tendrá que hacer el PDCAT, partido en el que milito, y es verdad que yo hago un esfuerzo importante para que Forn sea conocido y valorado por parte de la propia gente del partido, pero también de la ciudadanía. El señor Forn está demostrando que es una persona con una capacidad de liderazgo muy importante en este ayuntamiento.

– Usted antes no era independentista. ¿Por qué ahora sí?

– Porque tenemos un problema de dependencia del Estado. O se rompe, o las cosas no avanzarán. Cuando uno se encuentra en un Estado capaz de intentar destruir a líderes por tener sentimientos independentistas, la reacción es no querer pertenecer a él.

– Por lo tanto: referéndum sí.

– Absolutamente. Es necesario un referéndum para todo, tanto para irse como para continuar. Eso es lo democrático.

– Sobre el turismo en Barcelona, hay quien lo ve como un problema.

– Es un error verlo así. Gracias al turismo tenemos un índice de paro inferior a muchos lugares del país. Hemos de procurar que el turismo sea más amable con la gente que vive en Barcelona y suprimir algunos abusos, además de evitar que los turistas que vengan sean de baja calidad. No queremos turismo de borrachera o de despedida de solteros, no interesan a la ciudad. Se está cometiendo un error muy grande.

– ¿Se está haciendo bien con las terrazas? La regulación empezó con usted.

– Los que nos decían que éramos demasiado permisivos con las terrazas ahora se encuentran con un problema, porque tienen que aplicar una legislación y no saben cómo hacerlo. Pues vayamos a pactarlo. Es cierto que hay cosas mejorables de la ordenanza que tenemos, cuando intentas hacerla homogénea a todo el territorio se complica. Hay que tomar decisiones locales en función de cada zona de la ciudad, de cómo han de ser las terrazas en cada una, de sus grados de excepcionalidad…Collboni sabe que estamos interesados en llegar a un acuerdo porque este tipo de temas que no afectan a solo a un mandato.

– ¿Qué le parece la postura de Colau ante el Ejército?

– Eso es populismo. Cataluña debe decidir qué Ejército tendrá si se independiza o si estaremos adscritos a la OTAN. Esta guerra contra los ejércitos es errónea, hoy en día funcionan de forma diferente a como cree la señora Colau. El Ejército actual, sobre todo, es una institución que actúa en un marco internacional importante y tiene unas actividades humanitarias distinguida.

– ¿Y ante los okupas? Hay quien cree que es demasiado permisiva.

– Lo que ha de hacer Colau es aplicar la normativa; si no, estaría prevaricando. La ley tiene unas limitaciones sobre la actuación de un ayuntamiento y has de ajustarte a eso, no puedes hacer lo que te dé la gana. La alcaldesa había defendido movimientos okupas como el de Can Vies, ahora le toca vivir una situación desde el mandato y los desalojos se producen igual. El del Banc Expropiat se ha llevado a cabo igual.

– Se dijo que usted pagó el alquiler del Banc Expropiat

– Sí. La vida es difícil, gestionar una ciudad es difícil y se ha de actuar con las ideas claras, inteligencia y sentido común para evitar tener según qué problemas. Cualquier alcalde, sea del color que sea, tiene la obligación de tomar decisiones que a veces no son comprensibles, pero las tomas en beneficio de la colectividad. Lo que le pasa a Colau es que ahora se encuentra con las dificultades de la vida. Hay cosas que son muy bonitas, pero después tú has de aplicar lo que dice la ley.

– ¿Qué habría que hacer con Can Vies?

– En Can Vies hubo un momento álgido, se complicó, se paró el derrumbe y se tomó la decisión de que, en la última fase del proyecto de urbanización, se buscaría una solución acorde con los vecinos, que tienen una actitud muy clara de lo que hay que hacer. Estamos en esa fase, ya tendría que haberse tomado esta decisión. Si la alcaldesa no se atreve a hacerlo, no está haciendo caso a los vecinos. Gobernar es duro. Exige tomar decisiones que en ocasiones son complicadas y malentendidas.

– ¿Qué está haciendo bien Ada Colau?

– Está orientando bien el tema de la vivienda. Durante muchos años, se vendía suelo publico para que se construyeran pisos privados. Nosotros empezamos esta línea de no vender suelo público y creo que ésta es una buena línea de actuación que exige no un mandato, sino varios, para conseguir que la ciudad tenga una vivienda de alquiler a buen precio, que es uno de los grandes déficits.

– ¿Acabará la alcaldesa en la Generalitat?

– No es mi problema. A nosotros no nos van bien los alcaldes que a priori tienen un objetivo que no sea el del Ayuntamiento de Barcelona.

Promeses incomplertes sobre el Park Güell

Ada Colau -en contra del que havia promès- ha decidit continuar amb el projecte que vam iniciar al Park Güell al descobrir que era beneficiós pel barri.

 

“Colau hace grandes discursos, pero cuando rascas no hay nada nuevo”

Hay coincidencia en la parálisis en la ciudad y, aunque se puedan aprobar los presupuestos con la cuestión de confianza, nos preocupa el día siguiente. Hay que buscar soluciones a la parálisis, al (PEUAT) el nuevo plan de hoteles o la ordenanza de terrazas, hay que hablar de empleo, del salario de Barcelona…

Entrevista d’El País a Joaquim Forn, 4-12-2016

“Durante el mandato Trias pactamos a derecha e izquierda desde una posición central; Colau ha sido incapaz, siempre ha gobernado para unos pocos”

Pregunta. ¿Cómo van las negociaciones por la moción de censura?

 Respuesta. Es una idea que no se concretará de un día para otro. Hay coincidencia en la parálisis en la ciudad y, aunque se puedan aprobar los presupuestos con la cuestión de confianza, nos preocupa el día siguiente. Hay que buscar soluciones a la parálisis, al (PEUAT) el nuevo plan de hoteles o la ordenanza de terrazas, hay que hablar de empleo, del salario de Barcelona…

 

P. Colau ya se tenía que someter a una cuestión de confianza para aprobar el presupuesto. ¿No se precipitó?

R. Dije que se tenía que construir una mayoría alternativa y fue tras la reprobación de Colau en pleno, que supuso un cambio, porque no le apoyaron ERC y CUP, como en la investidura. De cara al electorado no podemos estar de brazos cruzados.

P. ¿Pero con la aritmética que hay al pleno, cree que es posible echar Colau?

R. Nosotros estamos dispuestos. Son necesarios 21 votos y ponemos 10. Hasta ahora hemos sido capaces de poner en evidencia la debilidad y la inacción de Colau y su gobierno. Esta situación debilita la ciudad, es responsabilidad de los grupos ponerle remedio.

P. ¿No predominan los intereses de partido sobre los de ciudad?

R. Todos hacemos política, pero nosotros no gobernamos solo para los nuestros. Durante el mandato Trias pactamos a derecha e izquierda desde una posición central; Colau ha sido incapaz, siempre ha gobernado para unos pocos y buscando la complicidad de determinados sectores minoritarios de la ciudad. La mayoría más fácil, que sólo requiere un partido, somos nosotros.

P. El socialista y socio de Colau, Jaume Collboni, dice que hay que contar con ustedes.

R. Sí, quiere ser la cara amable del gobierno, pero para realmente acercarse hace falta un cambio de actitud. ¿Tenemos que trabajar sobre el PEUAT de Collboni o el que quería Colau? Prometió cambios y los contenidos continúan siendo los deBarcelona en comú.

P. ¿Cómo plantearán negociaciones imprescindibles para Colau, como el PEUAT o el tranvía?

R. La moratoria tiene fecha, pero la presión no nos influirá, no votaremos un PEUAT si no estamos de acuerdo. Dijeron en otoño y no hemos visto ningún documento. Sobre el tranvía, lo hemos estudiado: nos venden humo, tanto desde el punto de vista económico como ambiental y de movilidad. Y el cálculo de la tasa de regreso social de la infraestructura está mal hecho, lo explicaremos en enero.

“Lo que nos preocupa son las carencias políticas. En un momento de recuperación económica podemos perder oportunidades”

P. ¿Cómo explicaría la gestión de Colau?

R. En el día a día, las cosas funcionan porque los equipos técnicos hacen funcionar la ciudad. Lo que nos preocupa son las carencias políticas. En un momento de recuperación económica podemos perder oportunidades, se han dado mensajes contradictorios que han asustado a posibles inversores y la mejor manera de combatir las desigualdades es con la ocupación que crean las empresas. Han hecho muchos discursos y mucha política de gestos, grandes anunciados, pero cuando rascas no hay nada nuevo, ni cambios, sino deficiencias y desconocimiento.

P. Existe la sensación que este mandato la oposición hace poca oposición. ¿Tendrán más protagonismo?

R. Puedo aceptar que tras perder unas elecciones que no contábamos tuvimos un momento de luto, pero desde septiembre estamos haciendo propuestas. Otra cosa es que se han empezado a ver las debilidades de Barcelona en Comú, hemos empezado a ver errores importantes en la gestión, en la toma de decisiones o en la parálisis que nos han ayudado a tener más visibilidad. Con todo, queremos ser propositivos para sacar adelante la ciudad.

P. Trias le señaló como sucesor, pero el PDCAT eligirá el cabeza de lista en unas primarias, y ya se han postulado algunos nombres. ¿Las teme?

R. No, es muy positivo que haya otras personas que se postulen. Es la demostración de que en nuestro partido hay ideas sobre Barcelona.

“Barcelona no se puede quedar al margen, tiene que ejercer de capital de Cataluña. Hay que estar junto a las instituciones catalanas”

P. El PDCAT se está refundando. ¿Pesará más la federación de Barcelona, presidida por Mercè Homs?

R. Sí. Tiene que pesar y el presidente de la federación siempre ha sido un regidor. El partido tiene muchas cosas a decir y solo podemos ganar si tenemos un partido cohesionado que funciona y hace el trabajo que toca, se implicará más en las cuestiones municipales.

P. ¿Cuál tiene que ser el papel de Barcelona en el proceso soberanista?

R. A nivel nacional vivimos un debate importantísimo y Barcelona no se puede quedar al margen, tiene que ejercer de capital de Cataluña. Hay que estar junto a las instituciones catalanas y a la vez hacer ruta en otros ámbitos de liderazgo internacional en los que la ciudad es referente: smart cities, investigación…

P. Colau no se decide a hacer el referéndum para que Barcelona entre en laAsociación de Municipios por la Independencia (AMI). ¿Lo impulsará?

R. Se ha decidido a no hacerlo y finge tener dudas. En el pleno sería tan sencillo como dar libertad de voto a sus regidores y ya seríamos, de la AMI por la vía que ha ejercido el 99,9% de los municipios. En el referéndum tira pelotas fuera, no hay que reformar ningún reglamento como dice, que no maree la perdiz, tiene que afrontar temas que quizás no le son cómodos, no quiere que se haga ni que Barcelona esté en AMI. Nosotros lo hemos pedido vía ruego y proposición en reiteradas ocasiones.

 

P. ¿Qué haría usted en temas sobre los que hay consenso en que hay que hacer algo, como el turismo o los coches?

R. Con el turismo se está haciendo exactamente el mismo que hacíamos nosotros. Una cosa que no haríamos es criminalizarlo como lo están haciendo. Nos preocupan las zonas con masificación, pero no podemos hacer un cambio respecto a la economía y los ingresos de la ciudad, sería una locura. Defendemos que el Ayuntamiento ingrese el 100% de la tasa turística, hay margen para subirla… Lo que no es necesario es ir tanto a fomentar el turismo, no hay que ir a vender Barcelona porque Barcelona se vende bien.

P. ¿No harían promoción?

R. Se tiene que hacer, pero no es una prioridad, si tenemos un dinero vía tasa turística no es prioridad vender que venga mas gente. Me centraría en la limpieza de determinados barrios, infraestructuras, seguridad, en aumentar las inspecciones de los apartamentos ilegales… combatir un tipo de turismo que no es el que queremos.

P. ¿Y con los coches?

R. Hicimos el plan de movilidad urbana con un respaldo político bastante amplio, y fijaba objetivos claros. Pero no se tienen que tomar medidas por la vía de la imposición, tenemos que hacer frente a la contaminación y estudiar medidas valientes, no tenemos que tener miedo porque nos jugamos la salud de los ciudadanos, pero las medidas tienen que ser consensuadas.